Lo que realmente significa “ser lento para hablar”



Escrito por: Heather Adams

"Mis queridos hermanos y hermanas, tomen nota de esto: todos deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar" - Santiago 1:19

En estos días, no hay escasez de medios para compartir. Ahora, cualquiera puede expresarse en cualquier momento, ya sea a la manera 'antigua' con una llamada telefónica o una cita para tomar un café, o a través de sitios en línea como Facebook, Snapchat, WhatsApp, Twitter, Instagram y TikTok. Este desarrollo se caracteriza por ser bueno. 

Pero en tiempos de inquietud e incertidumbre, es fácil dejar que la frustración o el miedo se filtren en nuestras conversaciones. Cuando las emociones se encienden con demasiada facilidad, los intercambios pueden calentarse y las discusiones pueden convertirse rápidamente en debates. El sano intercambio de ideas se sustituye por la discusión.

Como cristianos, estamos llamados a comunicarnos con más amor. Podemos oponernos a este comportamiento e incluso aportar un toque sanador a nuestras interacciones, especialmente en un clima tan estresante.

Dios puede prepararnos para crear una atmósfera que fomente las relaciones, y Su Palabra nos ofrece muchos principios para relacionarnos bien con los demás. Una de las ideas más simples pero profundas proviene de un libro del Nuevo Testamento:

"... Todos deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar ..." - Santiago 1:19

Este versículo puede ser breve, pero está lleno de conocimiento. Podemos aprender mucho de él, no solo sobre la escucha efectiva, sino también sobre la búsqueda de establecer vínculos positivos con los demás.

Este versículo en contexto

El autor de este versículo es Santiago, hermano de Jesús y líder de la iglesia de Jerusalén. Santiago escribió el libro que lleva su nombre en el año 49 d.C. para los judíos cristianos que estaban esparcidos por la región debido a la persecución. Su objetivo era recordarles que debían comportarse correctamente y dejar que su fe los llevara a hacer buenas obras dondequiera que vivieran.

Santiago 1 comienza con un saludo a "las doce tribus esparcidas entre las naciones". Sigue aconsejando a sus lectores que manejen con gozo las pruebas que atraviesan, debido al trabajo de maduración que Dios está haciendo en ellos. Luego, Santiago enumera algunas otras características que los creyentes deben seguir, como la sabiduría de Dios, ver dignidad en todos, perseverancia en las dificultades y fortaleza en medio de las tentaciones.

Santiago 1:19 comienza una sección sobre el control de nuestras lenguas y emociones para el bien de todos. Explica el papel que juega la disciplina en una vida de fe: escuchar atentamente la palabra de Dios y luego seguir adelante con acciones que muestran Su misericordia y amor.

¿Qué significa "lento para hablar"?

Este es uno de esos pasajes bíblicos con los que la mayoría de las personas, sean cristianas o no, están familiarizadas. El significado básico es bastante claro: que debemos valorar las opiniones y pensamientos de los demás tanto como los nuestros, y no dejar que lo que digan los demás nos ofenda. Es fácil ver la sabiduría en esta noción.

Santiago usó el principio para mostrar cómo la conversación puede ser un camino hacia la relación. Nuestras elecciones, recordó, pueden abrir la puerta a resultados más positivos para todas las partes, e incluso a conexiones más profundas. San Ignacio escribió más tarde que escuchar bien nos pone en el lugar de los demás, de modo que nuestra empatía por ellos crecerá:

"Se lento para hablar, y sólo después de haber escuchado primero en silencio, para que puedas comprender el significado, las reuniones y los deseos de quienes hablan. De esta manera sabrá mejor cuándo hablar y cuándo guardar silencio". - San Ignacio

¿Qué dice la Palabra de Dios sobre nuestras palabras y nuestro discurso?

La Palabra de Dios advierte contra hablar demasiado impulsivamente también en otros pasajes. Algunos de estos del Antiguo Testamento bien pueden haber inspirado a Santiago cuando escribió su libro.

"Pon guardia sobre mi boca, Señor; vigila la puerta de mis labios". (Salmos 14: 3)

"El que guarda sus labios preserva su vida ..." (Proverbios 13: 3)

"El que tiene conocimiento usa las palabras con moderación ..." (Proverbios 17:27)

"¿Ves a alguien que habla apresuradamente? Hay más esperanza para un tonto que para ellos". (Proverbios 29:20)

"Tiempo de callar y tiempo de hablar” (Eclesiastés 3: 7)

"No seas rápido con tu boca" (Eclesiastés 5: 2)

Cómo se aplica Santiago 1:19 a los cristianos de hoy

Las Escrituras se escribieron hace miles de años cuando la mayoría de las conversaciones ocurrían cara a cara, no en las redes sociales. Pero esta doctrina sobre cómo interactuar con los demás se aplica tanto en la era digital como siempre. Santiago les recordó a sus lectores no solo saber lo que Dios esperaba de ellos, sino también ser obedientes.

"No se limiten a escuchar la palabra y así engañarse a sí mismos. Haz lo que dice" - Santiago 1:22

La instrucción del versículo 19 puede ser simple de entender, pero no fácil de implementar, porque puede parecer antinatural. Con nuestra naturaleza humana egocéntrica, queremos cuidarnos a nosotros mismos primero. Asegurarnos de que nos escuchen y entiendan es un buen instinto, pero debemos moderar eso con el deseo de dar a los demás la misma consideración.

El principal desafío de ser “lento para hablar” es dejar de lado la necesidad de ser siempre el primero y tener la razón en todo momento. Requiere que escuchemos lo que otra persona dice con una actitud de respeto y paciencia. Y cuando no estamos de acuerdo, debemos reemplazar el saltar al juicio por un deseo de diálogo.

Dar un paso atrás y dar gracia a otras personas para expresarse es más que ser cortés. Es una forma práctica de mostrar el amor de Dios y difundir Su paz en un mundo ansioso. Y a cambio, recibimos la bendición de crecer más como Cristo.

Obtenemos un mayor sentido de la empatía de Dios por los demás.
Obtenemos más de Su claridad y sabiduría
Obtenemos un tipo de gozo más profundo al acercarnos a Su amor

Aprender a ser “lento para hablar”

Santiago entendió que necesitamos la gracia de Dios para poder abordar las interacciones de esta manera desinteresada. Si se lo pedimos, nuestro Padre Celestial nos preparará. Y tenemos un papel activo en ese proceso de formación continua que puede incluir pasos como estos:

1. Evaluarse honestamente en esta área: ver dónde se encuentra ahora le da un punto de partida para crecer.
2. Estudiar las Escrituras que enseñan acerca de esto: meditar en pasajes le recordará la importancia de esta actitud.
3. Leer los relatos bíblicos de quienes siguieron y no siguieron este consejo; aprender de sus éxitos y errores guiará sus pasos.
4. Levantar las oraciones pidiendo ayuda para hacer esto: buscar el toque de Dios en su corazón y mente despertará su deseo de honrar a los demás.

Una oración de paciencia

Querido Dios Padre,

Hay tanta confusión en el mundo en este momento, y los ánimos pueden subir. Gracias por recordarme que mi mente y mi lengua pueden contribuir a mejorar la atmósfera de las conversaciones a las que me uno. Incluso si las emociones se despiertan, sé que Tu gracia me ayudará a ser un instrumento de Tu paz en la tierra.

Si intentara hacer esto por mi cuenta, fallaría. Entonces, busco Tu Palabra, que proporciona todas las instrucciones y modelos para guiarme, y a Tu Espíritu Santo para el entrenamiento que necesito a diario. Por favor, ablanda mi corazón para que pueda ser un estudiante dispuesto.

Señor, oro para que crezcas en mí la paciencia. Ayúdame a detenerme y escuchar, y cuando hable, dame de tu sabiduría. Que mis palabras estén llenas de verdad y de aliento a quienes las escuchan. Que pueda mostrar un sentido de cuidado por los demás que refleje Tu amor.

Oro en el nombre de Jesús. Amén.

Ser “lento para hablar” es en realidad una herramienta muy poderosa para hacer conexiones positivas. Dios quiere usar a los creyentes para ayudar a traer calma a un mundo tenso, por eso la forma en que interactuamos con los demás es de vital importancia. Si seguimos el consejo de Santiago, nuestras palabras contendrán más pensamiento, discernimiento e incluso sanidad para aquellos con quienes hablamos.

"Pero la sabiduría que viene del cielo es, ante todo, pura; luego pacífico, considerado, sumiso, lleno de misericordia y buen fruto, imparcial y sincero" - Santiago 3:17

---------------------------------------------------------

Heather Adams es autora, oradora y cantante que vive en Connecticut. La pasión de Heather es equipar y animar a los creyentes a buscar más de la verdad de Dios y experimentar más de Su gozo cada día. Su libro, Arrodíllate: El Corazón de un verdadero Adorador es un devocional práctico de 30 días sobre la adoración basado en los escritos del rey David. El blog de Heather, Ministerios de Alabanza, ofrece pasajes bíblicos semanales e ideas para reflexionar. Heather, nativa de Nueva Inglaterra, se está instalando en su casa en el sur, probando alimentos locales y observando a los caimanes que viven cerca. Usted puede conectar con ella en su página web: heatheradamsworshipwalk.com

Este artículo es parte de nuestra biblioteca de recursos más grande de frases y citas de versículos bíblicos populares. Queremos proporcionar artículos fáciles de leer que respondan a sus preguntas sobre el significado, el origen y la historia de versículos específicos dentro del contexto de las Escrituras. Esperamos que esto le ayude a comprender mejor el significado y el propósito de la Palabra de Dios en relación con su vida actual.


Heather Adams is an author, speaker, and singer living in Connecticut. Heather’s passion is to equip and encourage believers to seek more of God’s truth and to experience more of His joy each day. Her book, Bow Down: The Heart of a True Worshipper is a practical, 30-day devotional about worship based on the writings of King David. Heather's blog, Worship Walk Ministries, offers weekly Scripture passages and insights to ponder. A native New Englander, Heather is settling into her home in the South, trying out local foods and watching for the alligators that live nearby! You can connect with her on her website: heatheradamsworshipwalk.com


Devocional Diario

Ver Todo