4 formas de aumentar tu alegría mientras sirves a los demás

Escrito por Becky Harling

Servir a los demás es fundamental para nutrir una vida de discipulado. Sin embargo, a menudo consideramos que servir a los demás es un "deber" en nuestras vidas. Como resultado, nuestro servicio carece de alegría. Podríamos necesitar un cambio de perspectiva. La pregunta es, ¿cómo? En lugar de ver el servicio a los demás como un "deber", ¿y si lo viéramos como una invitación de Jesús? La gran noticia es esta: con su invitación viene una promesa. Es la promesa de alegría.

¿Qué dice la Biblia sobre el servicio a los demás?

Si bien nuestra cultura considera que subir la escalera es un éxito, Jesús ofrece una perspectiva diferente. En un momento les dijo a sus discípulos: “El mayor de ustedes será su siervo” (Mateo 23:11). Él les dio un gran valor a sus seguidores al servir a los demás.

Durante la última cena, Jesús se levantó de la mesa, se envolvió en una toalla y lavó los pies sucios y polvorientos de los discípulos (Juan 13: 5). Luego pasó a enseñar que Sus discípulos deben seguir Su ejemplo y servirse unos a otros. Prometió que aquellos que servían a otros serían bendecidos (Juan 13: 15-17). En otra ocasión, Jesús les dijo a sus discípulos que incluso Él, el mismo Hijo de Dios, no había venido para ser servido sino para servir a los demás (Marcos 10:45).

El apóstol Pablo hizo eco de las palabras de Jesús enseñando que debemos servirnos unos a otros con un corazón de amor (Gálatas 5:13). Es la perspectiva del amor lo que realmente cambia las reglas del juego. A medida que amas a los demás y les sirves, la asombrosa verdad es que en realidad serás bendecido y lleno de gozo.

¿Cuál es el propósito de servir a los demás?

La Escritura enseña la ley de la reciprocidad divina. A medida que siembres semillas de servicio amoroso y generosidad, tendrás una cosecha de abundancia. Así como la tierra solo cosecha lo que plantaste, así en tus relaciones con los demás, cosecharás lo que siembras. El sabio escritor de Proverbios lo dijo de esta manera: “El que refresca a otros, él mismo se refrescará” (Proverbios 11:25). Cuando inviertes tu vida en otros sirviéndoles y amándolos como Jesús, tú mismo serás bien amado y terminarás sintiéndote más conectado.

Entonces, en el proceso de servir a los demás, ¿cómo aumentar tu alegría?

4 formas de aumentar tu alegría mientras sirves a los demás

1. Celebra la conexión

A medida que el ser humano comienza a ser creado a la imagen de Dios, fuimos diseñados para conectarnos con otros (Génesis 1:26). Así como la Deidad existió eternamente en la comunidad divina, nosotros, como seres humanos, debemos disfrutar de la comunidad y la conexión con los demás. Una de las mejores formas de aumentar su alegría es aumentar sus conexiones. Cuando estamos vinculados a los demás, conocemos sus necesidades y deseos. Cuando los servimos satisfaciendo esa necesidad, no solo los hace sentir más unidos, sino también a nosotros. Siempre que servimos a los demás, recordamos que somos parte de una comunidad más grande y esto aumenta nuestros sentimientos de alegría.

2. Ofrece generosidad espontánea

Una de las mejores formas de aumentar tu alegría al servir a los demás es practicar la generosidad espontánea. Durante el año pasado, muchas personas alrededor de todo el mundo han experimentado un aumento de la ansiedad, la depresión y la soledad. Cuando ofreces generosidad a los demás de forma espontánea, no solo ánimas su corazón, sino que también animas el tuyo. Una manera fácil de hacer esto es la próxima vez que te sientas abatido, paga espontáneamente la orden de la persona detrás de usted cuando pase por un drive-through. O, si sabes que alguien de tus contactos tiene dificultades económicas, deja una tarjeta de regalo o trae una comida. Es un gran gozo cuando te das cuenta de que puedes ayudar a satisfacer las necesidades de los demás a partir del desbordamiento de cómo Dios te ha provisto.

3. Sirve desde la singularidad de tu personalidad

El apóstol Pablo nos recuerda en Efesios 2:10, que cada uno de nosotros es un poema único escrito por Dios y diseñado para llevar a cabo las buenas obras que Dios ha ordenado de antemano. Tienes dones y fortalezas que Dios quiere que uses cuando sirvas a los demás. No intentes ser otra persona. Sirve de tus fortalezas y pasiones. Por ejemplo, me encantan los bebés y los niños pequeños. Es fácil para mí servir a mis hijos ofreciéndoles mecer a sus bebés o jugar en el suelo con sus niños pequeños. Sin embargo, tengo un amigo que en realidad no es una persona de bebés. Sirve a sus hijos cortándoles el césped o haciéndoles recados. Otro ejemplo, puedo servir a otros al enseñar la Palabra de Dios tanto hablando en eventos como escribiendo libros. Pero no me ofrecería a servir a otros cantando en el equipo de adoración. Otra amiga sirve a los demás invitando a personas a su casa y sirviéndoles comidas deliciosas. La hospitalidad no la estresa, la excita para servir a los demás de esta manera. Ningún acto de servicio es "mejor" que otro. Sin embargo, la clave para encontrar alegría al servir a los demás es servirles con su propia combinación de regalos única.

4. Respeta tus límites

El resentimiento se infiltra cuando sirves por agotamiento en lugar de por el desbordamiento de un corazón lleno. En lugar de servir con un corazón de amor, nos sentimos tentados a servir con un corazón de culpa. Lo he visto una y otra vez. La gente empieza con grandes intenciones. Empiezan con el amor, pero como no conocen sus propios límites, sirven hasta que están exhaustos y resentidos. Este tipo de servicio a los demás se convierte en esclavitud y no es lo que pretendía Jesús.

Incluso Jesús necesitaba abrazar sus límites cuando caminaba sobre esta tierra. Estaba obligado por una jornada de 24 horas. Necesitaba comer y dormir. En Marcos 1: 35-39, encontramos una historia intrigante que ilustra a Jesús abrazando sus límites. Jesús había pasado el día anterior haciendo mucho ministerio. Enseñó en la sinagoga, sanó a muchos y expulsó demonios. A la mañana siguiente, se levantó temprano para pasar tiempo a solas con el Padre. Cuando los discípulos lo encontraron, exclamaron: "¡Todos te buscan!" (Marcos 1:37). Es casi como si estuvieran molestos porque Jesús se tomó un tiempo para estar solo con el Padre en oración. Jesús no se deja presionar por ellos. En cambio, dice con calma: "Vayamos a otro lugar" (Marcos 1:38). No cedió a la presión de los discípulos. Respetó sus límites y no curó a todos. Al hacerlo, nos brindó un gran ejemplo de cómo abrazar nuestros límites. Pídale al Espíritu Santo que le muestre sus propios límites. Sirva desde un lugar de corazón descansado y revivido.

Pídele a Dios que aumente tu gozo

Cuando sientas que tu gozo se desvanece, pídele a Dios que te llene de gozo renovado mientras sirves a los demás. Cuando se te ocurra ofrecer generosidad espontánea, pídele al Espíritu Santo que te llene de gozo mientras te ocupas de las necesidades de los demás. Cuando estés ejercitando tus dones, pídele al Espíritu Santo que aumente tu gozo. Si pides fielmente y continúas sirviendo, creo que Dios responderá tus oraciones. Jesús dijo: “Pide y se te dará; Busca y encontraras; llamen y se les abrirá” (Mateo 7:7). Esto es lo que es verdad: Jesús quiere que estés lleno de gozo mientras sirves a los demás. No dudes en preguntar. Jesús prometió responder. Puedes usar esta oración como punto de partida:

Señor Jesús, quiero seguir tu ejemplo y servir a los demás con un corazón de gozo. Mientras sirvo a los demás, oro para que me ayuden a sentirme menos aislado y más conectado. Indíqueme con el poder de su Espíritu cómo ejercer la generosidad espontánea. Ayúdame a saber exactamente cómo servir a los demás desde la singularidad de quien Tú me has llamado a ser. Cuando me canse, lléname de sabiduría para conocer y abrazar mis límites. Ayúdame a ver a los demás como tú los ves y aumenta mi gozo al valorar a los demás y servirlos en tu nombre.

----------------------------------------------------------------------

Becky Harling, autora de best-sellers, es una oradora popular en conferencias, retiros y otros eventos. Es autora de 11 libros, entre los que se incluyen Cómo luce escuchar a tus hijos, Salmos para los ansiosos, El extraordinario poder de la alabanza, El Corazón de Becky Harling, y El Extraordinario poder de la oración, que se publicará en junio de 2021. Becky es una entrenadora certificada de John Maxwell Team y una experimentada maestra de la Biblia. Puedes conectarte con Becky en www.beckyharling.com, www.harlingleadership.com, Facebook https://www.facebook.com/beckyharlingministries, Twitter, @beckyharling o en Instagram en Becky Harling.


headshot of author Becky HarlingAuthentic. Passionate. Funny and Biblical all describe Becky Harling. A best-selling author, Becky is a popular speaker at conferences, retreats, and other events. She is the author of 11 books including, How to Listen so Your Kids Will Talk, Psalms for the Anxiousthe extraordinary power of praise becky harling Heart, and The Extraordinary Power of Praise, releasing June 2021. Becky is a certified coach with the John Maxwell Team and a seasoned Bible teacher. You can connect with Becky at www.beckyharling.com, www.harlingleadership.com,  Facebook https://www.facebook.com/beckyharlingministries, Twitter, @beckyharling, or on Instagram at Becky Harling


Devocional Diario

Ver Todo